Alba y Feliciano

“A la lima y al limón, que ya tengo quién me quiera. A la lima y al limón, ya no me quedo soltera”…

no puedo evitar que me venga esa cancioncilla de la Piqué mientras hojeo por encima la revista de la boda de esta pareja.

Siempre me ha parecido que la única aspiración que tenía esta chica en la vida era casarse y ser una maruja en toda regla, fina y elegante, pero maruja.

Y después de desahogarme sobre mis pensamientos,  empiezo a contar lo que me ha parecido este bodorrio. ¡Parecía que nunca iba a llegar!

¿Mi primera impresión?, muy guapos. Los dos lo son, pero a la vez me ha dado un golpe de calor ver a Alba con su primer vestido. ¿Cómo se le ocurre llevar en Toledo en pleno mes de Julio tanta tela?.

Me parece un vestido muy clásico para alguien tan joven. Marca mucho su cintura .Es lo único que me gusta de este modelo.

Cuando he visto la tela, me he acordado de la escena en la que Escarlata O’Hara se hace  un vestido con la tela de las cortinas para impresionar a Rhett Butler en “Lo que el viento se llevó”, demasiado basta. La forma del escote muy bonita, pero con esa manía de tapar, lo estropea con esos encajitos en los hombros. ¿Y la costura en el pecho? Sin comentarios.

BODA DE FELICIANO LOPEZ Y ALBA CARRILLO

El segundo de los vestidos, el que ella dice que hace un homenaje a la primeras tenistas, muy sencillo y sólo alguien con su tipazo puede llevarlo, ajustar a la cadera y que no te haga más gorda,¡ es un lujo!. No me ha gustado súper para nada la cinta en la cabeza y esa trenza a lo Frozen, en su momento “ya qué más da”!¡Qué manía ahora las novias de no ir peinadas! Para mí, el más bonito, el tercero.

Marcando y con esa tela de bordados de pedrería, espectacular.

Por el novio pasamos  rápido, no nos interesan. Lo que se espera de un novio, bien, pero  el pantalón algo corto.

Dando un repasillo a los invitados, de todo un poco. Ninguna me ha dejado con la boca abierta. La mejor, Ana Boyer, de casta le viene al galgo. Ese vestido en degradé amarillo con ese moreno le quedaba muy bien. No puedo decir lo mismo de Martina Klein. Es lo que tiene llevar un vestido con detalles geométricos, que no se pueden poner al tún tún. Si vuelvo a mirar la foto, me mareo!

Luego veo a otra, que no sé quién es, que parece sacada de “Pepi, Luci, Bom y otras chicas del montón”. En general las invitad, nada del otro mundo .Me llama mucho la atención la falta de peluquería de ellas. En general muy malos pelos y muy pobres de complementos.

¡Y ahora un repasito a las madres! La madre de Alba, un 10. Sin duda alguna, la más elegante y estilosa de la boda con su vestido de encaje de Caprile en verde agua totalmente ajustado y escote barco.

alba01

No puedo decir lo mismo de la madre de Feliciano, lo primero que me falta es un algo en la cabeza y lo que me sobran son lentejuelas y abalorios en el vestido .El color bonito, pero demasiado recargado. Esos bordados que parecen una celosía por todo el vestido no me gustan nada. Hubiese quedado mucho más elegante con los bordados florares de los laterales.

Y para terminar, el padre de Feliciano, nunca me ha gustado que los militares se pongan el uniforme para las bodas.

¡Un médico no se pone la bata de pasar consulta para casarse!.

Espero que les vaya muy bien y me da en todo el pálpito, como dirían Perdona Bonita, que pronto habrá exclusiva anunciando embarazo.

julio 26th, 2015|Bodas|0 Comentarios

Dejar un comentario